I.E.S. Justo Millán

Erasmus +

Logo-Erasmus-

CENTRO FINANCIADO POR

fondosocialeuropeo

3º y 4º ESO - CCFF - FPB

ministerioeducacion
educ

Guía de lectura de "La selva prohibida" PDF Imprimir E-mail

GUÍA DE LECTURA

 Heinz Delam, La selva prohibida, Editorial Bruño, Col. Paralelo Cero, 1997, Madrid. 13ª edición, 2007.

       CONTENIDO:

1.       Argumento.

2.       Estructura.

3.       Temas.

4.       Personajes.

 

       1.- ARGUMENTO.

             Kabindji ha crecido entre los bowassi, pueblo guerrero de África, creyendo que es uno de ellos y sin sospechar la causa del desprecio que le manifiestan abiertamente. Al morir su supuesta madre, descubre que realmente pertenece a un pueblo pigmeo arrasado por la gente que él había asumido como familia.

             Kabindji decide descubrir la verdad de su pasado y, acompañado por una joven bowassi, Bwanya, se interna en la selva hacia la zona de la cual se cuentan espeluznantes historias.

             En su recorrido, se enfrenta a diversos contrincantes animales, humanos y mágicos, tras los que laten el odio racial y la ambición de poderosos personajes.

             Descubre, finalmente, con la ayuda de un viejo pigmeo el fabuloso talismán Biyambá-yambá…

        2.- ESTRUCTURA.

             La selva prohibida” se divide en 23 capítulos, precedidos de una introducción y finalizando con un epílogo. Consta de 195 páginas.

             A excepción de la introducción y del epílogo, todos los capítulos llevan un título, que hacen referencia al personaje o asunto del que trata el capítulo. La extensión de los capítulos, por otra parte, es breve; oscilando entre 6 y 12 páginas.

             Por lo que se refiere a la estructura narrativa de la novela o estructura interna, se trata de un relato simple. Sigue el esquema narrativo clásico: presentación – nudo y desenlace.

             La presentación se localiza en la introducción de la novela (págs.7 – 12). El autor, Heinz Delam, actúa como personaje del relato. Cuenta que cierta vez se perdió en una zona cercana a la ciudad de Boende (Zaire) y del río Ruki, próximo al ecuador. En un poblado, aparentemente abandonado, se encuentra con un hombre al que llamaban el anciano, pero que él se presenta como Moi-Bokilá. Éste le cuenta a Delam la historia del joven guerrero botshuá Kabindji y del mítico talismán biyambá – yambá.

             El nudo lo forman 23 capítulos con título (págs.13 – 181). Ahora se narra la historia del guerrero Kabindji y sus aventuras en la selva prohibida en busca de sus orígenes. Cada capítulo se refiere, bien a un personaje; el capítulo 1, por ejemplo, se dedica al personaje principal, Kabindji; bien a un asunto de interés para el relato, por ejemplo, el capítulo 13 habla de una historia terrible, el asesinato de la tribu botshuá a manos de los fieros guerreros bowassi. Así hasta completar los 23 capítulos.

             Por último, el epílogo (págs. 191 – 195) actúa a modo de desenlace del relato. Es el momento en el que el anciano Moi – Bokilá se presenta ante Delam como el guerrero Kabindji.

             “La selva prohibida” es una narración lineal. Los hechos tienen un inicio, un desarrollo y un final. El narrador, por su parte, utiliza tanto la primera persona, en el caso de la introducción y en parte del epílogo, como la tercera persona, en su variedad de narrador omnisciente, como sucede en el relato de Moi – Bokilá durante la parte central de la novela y el epílogo

 

       3.- TEMAS.

             La aventura de un joven guerrero, Kabindji, que, una vez rechazado por su tribu de adopción, los bowassi, decide descubrir cuáles son sus orígenes, es motivo suficiente para despertar el interés de los jóvenes lectores.

             Por otra parte, como en anteriores novelas, Delam plantea el asunto central del relato, Kabindji es rechazado por los bowassi y escapa hacia sus orígenes, como una mera excusa para que el autor se recree en las costumbres, ritos y magia que rodea al continente africano.

             En “La selva prohibida”, además, asistimos al aprendizaje, madurez y reflexión de un joven guerrero y su asimilación, a través de varias etapas, del conocimiento humano, de lo más oscuro de la mente humana a lo más bondadoso, triunfando al final al espíritu bueno del hombre.

             Otros temas de la novela son: el odio racial, la ambición, la búsqueda de un talismán mágico, el Biyambá – yambá, el amor…

             El odio racial es el primer tema que aparece. Kabindji acaba de quedarse huérfano. Su madre adoptiva, Tswama, antes de morir le ha confesado un secreto. Kabindji no es un guerrero bowassi, sino que hace quince años su tribu, los botshuá, pigmeos, fueron asesinados y Kabindji llegó al poblado bowassi. Entonces Tswama lo adoptó.

             “La ma…yoría de los bowassi hemos vivido engañados, nos hemos criado a la sombra del odio generado por tantas guerras y muertes. (…) Aún hoy, hay muchos que siguen odiando. Odian a los extraños, a los washai, a los mongo, a los botshuá…y tú eres un botshuá…” (pág.27).

             “- ¡Fuera de aquí, apestoso botshuá! – escupió con rabia la boca desdentada del anciano guerrero -. ¿Tanto tiempo entre nosotros y aún no has aprendido que este lugar está reservado a los guerreros bowassi? ¡Vete al bosque a reunirte con las limañas de tu especie!”. (pág.33 – 34).

             El amor es otro tema que aparece en la novela. El joven Kabindji a sus 17 años está enamorado de otra chica huérfana como él, Bwanya. Ésta es una bowassi que decide emprender con Kabindji la aventura más arriesgada para ellos. Deben abandonar el poblado bowassi y adentrarse en la selva, misteriosa y peligrosa, donde sus vidas correrán múltiples peligros.

             “Cerraba los ojos y la veía a ella. Veía a Bwanya; tan grácil, tan bonita, tan dulce. En la mente de Kabindji la joven representaba la máxima expresión de la belleza y la armonía. Desde que Bwanya se había adueñado de su corazón, su imagen solía protagonizar la mayoría de sus sueños e ilusiones. Cada día que pasaba se sentía más interesado por ella, aunque aún no se había atrevido a decírselo.” (pág. 14).

             “El muchacho intentó tragar saliva mientras sentía cómo su pulso se aceleraba: era Bwanya. (…) Ella también había perdido a sus padres siendo aún muy pequeña y, en cierto modo, estaba tan sola como él. Se acercó al muchacho y le tocó el brazo…” (pág. 31).

             La lucha entre tribus es otro de los temas que trata la novela. Las tribus bowassi y botshuá no siempre han estado enfrentadas. Hubo un tiempo en que compartieron mercancías. Sin embargo, la envidia de los bowassi y del espíritu maligno que los guiaba desató el odio hacia los pigmeos, los boshuá, un pueblo no guerrero. La situación se complicó aún más cuando surgió la leyenda del talismán biyambá – yambá. Este talismán permitió a los boshuá prosperar rápidamente. Pero despertó la maldad de los bowassi y sus ansias de exterminio. Esa terrible matanza se produjo una noche que sorprendieron a los boshuá durmiendo. Tan sólo sobrevivieron Kalindji y el viejo Muswambu, el guardián del poblado abandonado, el mensajero del pasado, el guardián del biyambá- yambá.

             “…ocurrió cierta noche terrible. Llegaron de la misma forma que ellos criticaban, como hienas sedientas de sangre. Nos rodearon con mucho sigilo, amparados en la oscuridad…

             -Los mataron a todos, ¿verdad?

             -A todos menos a ti y a mí…” (pág.111).

             “Hombres, mujeres y niños fueron degollados con idéntica crueldad.” (pág.112).

              El talismán biyambá – yambá es otro de los temas destacados en la novela. El misterio, lo enigmático, lo sobrenatural rodean a este objeto. Su forma simple, una sencilla piedra de tono oscuro y forma redonda no ocultan sus poderes mágicos. Es el objeto deseado por los bowassi para utilizarlo contra las tribus enemigas. Es lo que desea conseguir Likongá el hijo del jefe de los bowassi para hacerse respetar y temer por sus súbditos.

 

           “ – Si encuentran el talismán, eso podría complicar las cosas Quizá el biyambá – yambá les proteja…Incluso podría utilizarlo contra nosotros.

            -No. Por lo que sé de ese talismán, no basta con llevarlo encima; de lo contrario, no sirve para nada.

             -Nosotros tampoco sabemos utilizarlo.

             -Aprenderemos.”  (pág.121).

             Por el contrario, Kabindji lo quiere para ayudar a su pueblo. El joven guerrero se ve sorprendido por la fuerza de crear imágenes, de hacer y reproducir formas que le trasladan a otros tiempos y a otros lugares:

 “…Con manos trémulas lo acercó a sus ojos y comprobó que la superficie de la piedra había dejado de ser negra y mate. Ahora era traslúcida, y a través de ella se intuían formas vagas que se movían en su interior…De repente, Kabindji se encontró ante imágenes perfectamente claras e identificables…”  (pág.123).

 Al final del relato, al viejo Kabindji – Moi – Bokilá le quita el talismán biyambá - yambá una  gran serpiente:

 “…Entreabrí la puerta para que la luz de la luna iluminase un poco el interior de mi choza, y entonces pude entrever el escamoso cuerpo de una gran serpiente que se deslizaba por la abertura y desaparecía en la noche. Al llevarme la mano al pecho en un gesto instintivo descubrí que el nkamba estaba vacío: el talismán había desaparecido.” (pág.194).

 

        4.- PERSONAJES.

             Kabindji, un joven guerrero pigmeo de 17 años, se entera el mismo día que muere aquella a quien él creía su madre, que ésta no era su verdadera madre, sino que sus padres fueron salvajemente asesinados por la tribu en la que ahora él vive.

             Este personaje se presenta como un guerrero intrépido, astuto y valiente; pero, a la vez temeroso y consciente del riesgo que corre al abandonar el poblado bowassi en compañía de la joven, Bwanya, prometida del vengativo Likongá, hijo del jefe bowassi.

             Kabindji necesita encontrar sus orígenes y así poder dar respuesta a su vida. La aventura no le resultará sencilla; sino, más bien enigmática. Los hechos se suceden de manera rápida. Kabindji abandona el poblado bowassi y se interna en el poblado abandonado boshuá. A partir de ese momento su carácter guerrero aparece, enfrentándose a sus enemigos: los bowassi.

             Bwanya, la joven bowassi que acompaña a Kabindji, es huérfana como el guerrero boshuá. Posee una bellezasalvaje; su cuerpo es bronceado y flexible y tiene una agilidad felina de movimientos, dignos de una joven pantera negra. Ella, antes de decidir acompañar a Kalindji a la selva prohibida, ha sufrido el maltrato físico por parte del cobarde Likongá. Este hecho le hace que tome la decisión de abandonar a su pueblo y arriesgarse en una aventura peligrosa. Poco a poco la inteligencia de Bwanya se revelará como muy útil para la supervivencia de los dos jóvenes.

             Likongá representa al antagonista del relato. Se aprovecha de sus circunstancias. Likongá es el hijo del jefe bowassi y actúa cruelmente con sus súbditos. Su cobardía es ocultada con sus palabras bravuconas y por el temor que los guerreros bowassi tienen al padre de éste, Nsomo. Por otra parte, Likongá odia a Kalindji. Ambos son jóvenes y representan a dos tribus enemistadas en el pasado. Frente al arrojo de Kalindji se sitúa el pánico y las tretas malvadas de Likongá, muerto a la orilla del río Nzulá a manos del viejo Muswambu.

             Otros personajes destacados son: Mutembo, el guerrero bowassi que desprecia la forma de actuar de Likongá y su padre, Nsomo; Muswambu, el pigmeo guardián del biyambá – yambá, defensor del poblado abandonado y reconocedor del asesino de la madre de Kabindji; Nsomo, brujo-jefe bowassi, cruel, sanguinario, despiadado y vengativo; Kysanto, tío de Kabindji, un hombre de porte majestuoso y altivo, que actúa en contra de su sobrino, ordenando darle muerte, como quince años atrás había dado a sus padres en el poblado botshuá; Nkoba, viejo brujo de la tribu botshuá que se convierte en leopardo salvando en dos ocasiones de la muerte a Kabindji.